SELLO | PINO DE FUENTEPIÑA


DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 5 de marzo de 2007

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 3/4

Formato de lo sello: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: 0,78 €

Tirada: 600.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

Una interesante manera de conocer nuestro patrimonio en árboles monumentales es recurrir a los sellos, ya que Correos, ha dedicado una emisión a aquellos ejemplares que por su condición (ser especie única, por sus dimensiones excepcionales, historia o leyenda, etc.), merecen ser catalogados o clasificados como tales. Entre las especies significadas que han merecido estar plasmadas en sellos figuran: la encina, el ahuehuete, el ciprés y, ahora, el pino. Éste último, que está representado por un árbol situado en la casa de Fuentepiña, lugar de residencia del que fuera poeta y Premio Nobel de Literatura, Juan Ramón Jiménez, es el pino que aparece en el sello.

Posiblemente el pino de Fuentepiña, por sus dimensiones (19,50 m. de altura, 3,80 m. de perímetro a la altura de 1,30 m. y en la base 6,10 m.), no sea el más grande de los existentes dentro de nuestro territorio nacional, pero a sus ya considerables medidas, se une y le engrandece el constituirse en un símbolo dentro de la toponimia de la literatura juanramoniana. Más aún, cuando desde la imaginación poética y recreación literaria del escritor moguereño y onubense, su popular y entrañable burro Platero, protagonista de su célebre narración lírica Platero y yo, se dice enterrado bajo este pino de Fuentepiña, lo que motiva que dicho árbol logre tener una trascendencia universal, aunque ello sea consecuencia de una ficción literaria. El pino de Fuentepiña, ubicado en un bello paraje de los entornos de Moguer, por su vinculación con el escenario literario y la obra de Juan Ramón Jiménez, fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Sitio Histórico, por la Junta de Andalucía.


Texto: Francisco Vicente Galdón

Comentarios