SELLO | AÑO INTERNACIONAL DE LOS DESIERTOS Y LA DESERTIFICACIÓN

AÑO INTERNACIONAL DE LOS DESIERTOS Y LA DESERTIFICACIÓN

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 6 de febrero de 2006

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 3/4

Formato de lo sello: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: 0,29 €

Tirada: 3.000.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado el año 2006 como Año Internacional de los Desiertos y la Desertificación, tema al que se dedica un sello enmarcado en la serie Naturaleza. Frenar la desertificación en el planeta, así como sus devastadores costes medioambientales, sociales y económicos son algunos de los objetivos planteados por las Naciones Unidas para concienciar a todos los países de la necesidad de atajar este grave problema que afecta a más de 1.200 millones de personas en todo el mundo. Aunque los expertos señalan que África es uno de los continentes más afectados, la desertificación amenaza también a una tercera parte de la superficie del planeta, incluidos los países de la cuenca mediterránea. Un estudio de la Agencia Europea de Medio Ambiente indica que la temperatura media del continente europeo aumentó en los últimos 100 años por encima de la media mundial y señala que continuará aumentando durante este siglo entre 2 y 6,3 grados centígrados dependiendo de si se toman o no medidas de contención de emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, que provocan el calentamiento del planeta. Entre las zonas más afectadas figuran Francia, Italia y Grecia y en mayor medida España y Portugal, así como los países de la zona noreste de Europa. En cuanto a las precipitaciones, el mismo estudio vaticina que se producirán más lluvias en las regiones septentrionales europeas y más sequías en las meridionales, lo que supone un mayor desequilibrio medioambiental. España presenta un riesgo de desertificación alto o muy alto que afecta a más del 31% de su territorio, concentrándose de forma mayoritaria en las regiones de Murcia, Levante, Andalucía y Castilla-La Mancha. Por este motivo, el Ministerio de Medio Ambiente ha destinado, para el periodo 2005-2008, más de 82 millones de euros para paliar los efectos de la desertificación producida tanta por factores naturales como humanos. Entre las actuaciones a tomar figura la implantación de cubierta vegetal protectora y fijadora de suelos, que se está poniendo en marcha a través de las comunidades autónomas. La lucha contra la desertificación exige reducir en un tanto % elevado las emisiones de gases de efecto invernadero, y los expertos señalan la necesidad urgente de que los países desarrollados reduzcan estas emisiones y se planteé un mayor respeto ecológico.

Comentarios