SELLO | V CENTENARIO DE LA LLEGADA DE LA FAMILIA TASSIS A ESPAÑA

V CENTENARIO DE LA LLEGADA DE LA FAMILIA TASSIS A ESPAÑA

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 9 de mayo de 2006

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 3/4

Formato: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: 0,29 €

Tirada: Ilimitada

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

Los Tasso, Tassis o Taxis, apellido recibido por la misma familia dependiendo de las épocas y de los países en los que se establecieron, dirigieron y organizaron el correo en gran parte de Europa durante siglos. Originarios de la Lombardía italiana, llegaron a España con el reinado de Juana I de Castilla y Felipe el Hermoso. En el V Centenario del establecimiento de esta familia en nuestro país, la filatelia lo conmemora con la emisión de un sello en el que aparece, en primer término, un correo a caballo portando las noticias venidas desde otros puntos del imperio. Si ya con los Reyes Católicos hubo un interés especial por establecer relaciones postales más frecuentes y uniformes en todos sus territorios, fue con Felipe el Hermoso, y debido a la influencia ejercida por su país de origen, con quien se hizo una organización más completa del servicio de correos. En 1505, Francisco de Tassis, que ya ejercía de correo mayor para el emperador Maximiliano I, recibió el encargo de establecer las comunicaciones postales entre España, Francia, los Países Bajos y Alemania. El 19 de mayo de 1506, Francisco de Tassis y su sobrino Simón fueron nombrados maestros de postas por Doña Juana y Felipe “pa (para) traer e llebar las cartas e enboltorios e pliegos .. en las Cibdades e villas e logares destos mys Reynos ....” La relación con los Tassis se consolidó con Carlos I, quien en 1516 firmó un convenio para regular el establecimiento de postas al servicio del emperador en todos sus territorios. En el convenio se establecía el tiempo que habrían de emplear en hacer el recorrido, así de Burgos a Bruselas se fijó una duración de siete días en verano y ocho en invierno. Por su parte el rey se comprometía a obtener paso franco para sus correos por los distintos territorios que atravesaran, facilitándoles caballos y víveres para que no sufrieran dilación y decretando que en cada parada de postas hubiera al menos dos caballos de repuesto. El oficio resultaba rentable. El correo se otorgaba en régimen de monopolio y el emperador debía de pagar anualmente 11.000 ducados de oro, de los cuales 6.000 se pagaban en España. En 1518 se les concedió la nacionalidad española. La organización del correo y de las infraestructuras necesarias para su buen funcionamiento daban los primeros grandes impulsos con los Tassis, quienes ejercieron el monopolio postal hasta 1622. Implantaron el uso del cuerno postal (llamado posteriormente cornamusa) para avisar de la llegada de los correos y el color amarillo como identificativo de la mayor parte de los correos del mundo.

Texto: Yolanda Estefanía

Comentarios