SELLO | 250 ANIVERSARIO DEL NOMBRAMIENTO DE LOS PRIMEROS CARTEROS

250 ANIVERSARIO DEL NOMBRAMIENTO DE LOS PRIMEROS CARTEROS

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 25 de octubre de 2006

Procedimiento de impresión: Offset

Papel: Autoadhesivo fosforescente

Formato de los sellos: 40,9 x 28, mm (horizontal)

Efectos en pliego: 20

Valor postal: 0,29 €

Tirada: 2.500.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

El 8 de octubre de 1756 se nombraron en Madrid los primeros doce carteros distribuidores de cartas por quarteles. 250 años más tarde, se conmemora esta efeméride con la emisión titulada Día del Sello.

Hasta bien entrado el siglo XVIII la forma habitual de recoger las cartas era pasando por la Administración General de Correos, donde un representante postal leía en voz alta los nombres de los destinatarios y exponía las listas de los mismos que no habían retirado los envíos. La acumulación de cartas sin recoger dio lugar a que muchos particulares y ociosos se hicieran cargo de las cartas dirigidas a otros y se las entregaran en sus domicilios, recibiendo a cambio un cuarto de real por el servicio prestado. Para cortar esta práctica, mejorar el servicio público y asegurar el beneficio de la Renta Pública se publicaron, el 7 de octubre de 1756, las Ordenanzas que deben guardar el Administrador, Escribientes, Carteros y Mozo del Oficio de Cartas-sobrantes de Listas de Madrid, llamado Cartero-Mayor. La normativa estaba formada por 19 Autos de Providencia y señalaba, entre otros puntos, que se nombrarían doce carteros para el reparto de cartas sobrantes para cada uno de los quarteles o barrios en que se dividía la ciudad. Asimismo, indicaba que por cada carta entregada recibirían un cuarto de real, que deberían saber leer y escribir, vivir dentro de la demarcación de su barrio, si fuera posible, y hacer juramento de fidelidad al cargo. Otro de los puntos señalaba que si los destinatarios de las cartas se ausentaban de la Corte, los carteros deberían averiguar el nuevo paradero para dirigirles allí los envíos. Las ordenanzas contaron con el acuerdo y parecer de Pedro Rodríguez Campomanes, en ese momento Asesor General de la Renta de Correos y Postas, ante el que los nuevos carteros juraron, el 11 de octubre de 1756, el desempeño de sus funciones. Acababa de nacer la profesión de cartero. En 1798 se concedió a los empleados de Madrid el uso de uniforme, pagado a sus expensas, compuesto por casaca azul, vuelta y chupa encarnada, botón dorado con una orla que decía Real Renta de Correos y en el centro la palabra Cartero con el número correspondiente.

La organización establecida en Madrid sirvió de modelos para otras grandes ciudades y con el desarrollo de los servicios de Correos los carteros fueron adquiriendo derechos y obligaciones que se publicaron en sucesivos reglamentos. En la actualidad son más de 34.000 y su figura es la más conocida de la organización postal.

Texto: Yolanda Estefanía

Comentarios