SELLO | V CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE FRANCISCO DE JAVIER

V CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE FRANCISCO DE JAVIER

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 7 de noviembre de 2006

Procedimiento de impresión: calcografía y Offset

Papel: Estucado, engomado, mate, fosforescente

Dentado: 13 3/4

Formato: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: 0,29 €

Tirada: 1.000.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

La filatelia conmemora el V Centenario del Nacimiento de Francisco de Javier con la emisión un sello que recuerda la vida y la obra del más universal de los misioneros que, en el siglo XVI, trabó fuertes lazos de colaboración entre Oriente y Occidente.

Francisco Javier, o de Javier, nació el 7 de abril de 1506 en el Castillo de Javier, en el seno de una reconocida familia de la Alta Navarra. Estudió filosofía y humanidades en la Universidad de la Sorbona (París), continuando posteriormente estudios de teología. En la ciudad francesa conoció a San Ignacio de Loyola y junto a otros seis compañeros hizo, en Nuestra Señora de Montmatre, voto de pobreza, castidad y de peregrinaje a Tierra Santa. En 1537 se ordenó sacerdote y, tras la aprobación de la Compañía de Jesús por Paulo III, partió como misionero de la nueva orden religiosa hacia las Indias portuguesas, a petición del rey de Portugal. En 1542 llegó a Goa (parte occidental de la India) donde predicó, bautizó y atendió a los enfermos y necesitados con verdadero espíritu de abnegación. Su labor incansable y de apostolado le llevó a fundar más de 40 comunidades en la Costa de Pesquería y Cabo Comodín. Representante universal de las misiones, Francisco Javier zarpó de nuevo, en 1545, hacia las islas del Pacífico y Japón, estableciendo nuevas misiones religiosas. En 1552 comenzó a preparar el viaje para difundir la fe católica en China, pero su vida se acabó antes de llegar a destino, el 3 de diciembre de ese año, en la isla de Sancián, frente a las costas de China. Sus cartas, desde el lejano Oriente, aportaron mucha luz y conocimientos sobre aquellas desconocidas tierras. Venerado como el apóstol de las Indias y del Japón, fue canonizado por Gregorio XV en 1622 y Pío X le declaró, en 1904, patrono de la Sagrada Congregación de Propaganda FIDE. Es numerosa la iconografía existente sobre San Francisco Javier, de las que caben destacar las pinturas de Murillo, Rubens, Van Dych, L. Giordano y Goya, así como la estatua tallada por Martínez Montañés que se encuentra en la capilla de la Universidad de Sevilla. En el sello aparece, en primer término, una imagen del santo tomada del óleo de Elías Salaverría que se conserva en al Palacio de Navarra, en Pamplona. Como fondo figura una escena de un kakemono japonés del siglo XIX que representa la llegada de San Francisco Javier a Kagoshima, conservado en el Castillo de Javier, Navarra. Este sello, grabado por Alfredo Adán de Oro, de la FNMT-RCM, fue galardonado con el Premio al “Mejor sello de técnica combinada 2006-2007” (calcografía y offset) otorgado por la Government Postage Stamp Printers' Association (GPSPA).

Texto: Yolanda Estefanía

Comentarios