SELLO | GASTRONOMÍA, JAMÓN

GASTRONOMÍA, JAMÓN

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 15 de abril de 2005

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 3/4

Formato: 
40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Efectos en pliego: 50

Valor postal: 0,53 €

Tirada: 1.000.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO
La serie Europa, que anualmente emiten las Administraciones Postales de PostEurop (Asociación de Operadores Postales Públicos Europeos) con un tema en común, aparece dedicada este año a la Gastronomía para dar a conocer la gran variedad de platos existentes en las 43 administraciones que forman parte de esta organización internacional.

La riqueza gastronómica de nuestro país se aprecia en la multitud de platos y especialidades que se pueden degustar en los distintos lugares y rincones de nuestra geografía. Así, las sopas, verduras, arroces o legumbres adquieren distintas texturas y sabores según el recetario de cada región. Platos tradicionales como fabadas, paellas, cocidos, calderetas de mariscos... compiten por hacerse un hueco junto a la rica variedad de pescados y jugosas carnes de la llamada “nueva cocina” que hace las delicias de cualquier aficionado a la buena mesa. Esta diversidad gastronómica es uno de los atractivos que, sin duda, invitan a conocer las distintas regiones y a saborear las especialidades que se acompañan con los buenos vinos del país y la fina repostería de dulces y tartas. En el sello se reproduce un bodegón con un suculento y exquisito plato de jamón; producto que en los últimos años ha pasado a ser uno de los más apreciados de nuestra gastronomía en el mundo entero. La elaboración de un buen jamón requiere un proceso de salazón, curación, secado y envejecimiento que le dará el aroma y gusto preciso. La serie Europa se emitió por primera vez en 1956 por los seis países fundadores de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, pero fue cuatro años más tarde, con la creación de la CEPT (Conferencia Europea de Correos y Telecomunicaciones), cuando adquirió verdadera identidad con la emisión de sellos que pretendían la difusión de la cultura e historia del Viejo Continente. Durante más de una década la imagen que apareció en las estampillas era idéntica en todos los países hasta que en 1974 se acordó sustituir el diseño único por un tema en común. En la década de los 90, y debido a la evolución de los servicios de Correos y de Telecomunicaciones, se hizo necesaria la separación de ambos sectores y en 1993 la vieja CEPT dio paso a la actual PostEurop, encargada, entre otros aspectos, de promocionar la filatelia y decidir la temática que aparecerá anualmente en la serie Europa.


Texto: Yolanda Estefanía

Comentarios