SELLO | CENTENARIO DEL EDIFICIO DEL CÍRCULO OSCENSE

CENTENARIO DEL EDIFICIO DEL CÍRCULO OSCENSE

DATOS TÉCNICOS DEL SELLO

Fecha de puesta en circulación: 23 de julio de 2004

Procedimiento de impresión: Huecograbado

Papel: Estucado, engomado, fosforescente

Dentado: 13 3/4

Formato de los sellos: 40,9 x 28,8 mm (horizontal)

Valor postal: 0,52 €

Tirada: 1.000.000

INFORMACIÓN SOBRE EL MOTIVO DEL SELLO

Al cumplirse el Centenario de la inauguración del Edificio del Círculo Oscense, se emite un sello de Correos que conmemora un siglo de su existencia.

Este singular edificio de estilo modernista, que constituye la obra civil más representativa de la ciudad de Huesca de estas características, fue construido por encargo de la Sociedad del Círculo Oscense, asociación fundada por iniciativa de Manuel Camo, en 1877, como centro recreativo y social que trató de reunir en su seno a socios de talante liberal. Recién estrenado el siglo XX, el Circulo Oscense quiso contar con un edificio propio y tras adquirir terrenos en la Plaza de Zaragoza, en el centro de la ciudad, encargó el proyecto al arquitecto Ildefonso Bonells Recharx quien, en colaboración con Ricardo Magdalena, construyó el edificio motivo de la emisión filatélica. Concebido como Casino al estilo de la época, con biblioteca, salas de juego y salones recreativos donde satisfacer tantos las necesidades lúdicas como culturales de los socios, el centro se convirtió en lugar de encuentro de la burguesía de la ciudad y durante algún tiempo fue sede del Partido Liberal de la provincia.

Del bello edificio destacan el portón de acceso, tallado en madera de nogal por Francisco Arnal, el vestíbulo, la escalinata, las pinturas murales y la decoración de los salones, sin obviar el mobiliario, la vajilla y el resto de los elementos ornamentales. Comenzó a funcionar como Casino en 1904 y fue inaugurado oficialmente el 10 de agosto del mismo año.

Durante el primer cuarto del siglo XX el Casino gozó del mayor periodo de esplendor, con una economía mantenida por los socios y los beneficios del juego, donde se celebraron bailes, conciertos y eventos de gran repercusión en la vida social. La prohibición del juego y de los partidos políticos, con Primo de Rivera, supuso un duro revés para el centro y una acusada disminución de sus ingresos. Durante la guerra civil, el edificio se convirtió en hospital militar y en 1951, ya sin medios de subsistencia, el presidente del Círculo lo cedió al Ayuntamiento de Huesca. Tras años de existencia soterrada, en 1982 se constituyó la Fundación Municipal Circulo Oscense, regida por un consejo rector que ha dado al centro un uso popular.

Comentarios